MUCHAS VECES NOS PREGUNTAMOS CUÁLES SON LOS PRODUCTOS ADECUADOS PARA LAVAR LA BICI SIN DAÑARLA.

 Esta vez fuimos con Julio Monestier, de servicio técnico de Trek Pocitos, a que nos explique cómo hacerlo.

¿A quién nunca le pasó volver de una salida a pedalear, ya sea por la rambla, una vuelta manzana, una salida de ruta o recorrer algún trillo y encontrarse con la bicicleta sucia o completamente embarrada?

A continuación te presentamos los cinco pasos básicos para lavar correctamente cualquier tipo de bicicleta.

1) Prelavado: Cuando la bicicleta está embarrada es conveniente realizarle un prelavado, es decir, con una manguera sacarle la mayor cantidad de tierra para que la misma no raye el cuadro o dañe los componentes.

2) Enjabonado: ¿detergente? ¿disolventes? ¿alcohol? AGUA Y JABÓN es lo mejor para lavar la bicicleta sin afectar la integridad de la misma ni hacerle daños cosméticos o mecánicos. Con un cepillo o esponja enjabonada frotar por toda la bicicleta (menos en la cadena ni los componentes de la transmisión, ya que esto ensuciará el cepillo esparciendo grasa por todo el cuadro). Para aquellos lugares difíciles de llegar recomendamos usar un pincel de cerdas gruesas. Para las ruedas utilizar un cepillo más grueso.

3) Desengrasado: La cadena es un componente que necesita mantenimiento para que la bicicleta funcione correctamente, y el primer paso es tenerla limpia. Cuando el agua y el jabón no alcanzan para remover la suciedad, lo mejor es utilizar algún desengrasante cítrico. Sin embargo estos suelen ser productos industriales con un costo elevado. La mejor solución: Kerosene. Tiene la medida justa de limpieza y lubricación, es decir, desengrasa sin secar la cadena ni dañar los componentes plásticos. La forma de aplicarlo es con un cepillo de cerdas duras, frotando en toda la transmisión y la cadena, sin olvidar la ruedita de la transmisión trasera. Recomendamos realizar esta tarea en un ambiente ventilado ya que el Kerosene es volatil.

ATENCIÓN: es muy importante no pasar estos productos por los frenos de disco (en caso de que la bici tenga este tipo de frenos) ya que se contaminan las pastillas haciéndolas inservibles y por ende peligrosas porque perdemos la capacidad de frenado. Lavar con agua y jabón.

4) Enjuague: Una vez realizados los pasos anteriores, procedemos a enjuagar los restos de jabón y desengrasanteque vayan quedando.

5) Secado: Una vez que nuestra bici está brillante y reluciente debemos tomar la precaución de lograr un secado total con el fin de no dejar marcas. Para ello tomamos un trapo y lo pasamos por toda la bicicleta, empezando por el cuadro, alejados de la transmisión para no mancharlo en caso de que hayan quedados restos de grasa o aceite. Es importante también sacarle las gotas de agua que queden atrapadas en tornillos, cables o pequeñas juntas. Para ello la solución más práctica es levantar la bicicleta y dejarla caer sobre sus ruedas. Para secar la transmisión lo ideal sería soplar el exceso de agua con aire, pero en caso de no tener una herramienta que permita hacerlo, simplemente dejarla secar al aire libre.

Listo! ya tenemos nuestra bicicleta limpia con la satisfacción de haber hecho nosotros mismos con el mejor de los cuidados.
Tip: luego de un lavado intenso aceitar la cadena con aceite tipo 3 en 1. 

Si al terminar el lavado encontramos que la bicicleta no está funcionando correctamente, la transmisión salta u ocurre otro desperfecto, te recomendamos que la lleves a alguno de nuestros talleres para que nuestro Servicio Técnico solucione el problema.

Comment