_J6A3650_mr.jpg

La prevención es la mejor estrategia para mantener la actividad deportiva libre de lesiones aunque, por desgracia, pueden terminar ocurriendo, de mayor o menor importancia.

 

Sin embargo, hay ciertas actividades, comportamientos y, en general, errores que pueden aumentar el riesgo de lesión. Tal vez nos demos cuenta, o tal vez no, pero son comportamientos bastante cotidianos y, por lo tanto, que podemos evitar. Aquí los analizamos algunos de los más destacados:

  1. Forzar más allá del límite saludable: El deporte es esfuerzo y sacrificio. Pero confundir esforzarse con romperse es un error que se ve con demasiada frecuencia. No tienes sentido entrenar al límite cuando ya tienes una lesión, pues ignorarla no va a hacer que desaparezca. Hay que saber qué es dolor y qué es molestia, y cuándo debes parar de entrenar.

  2. Olvidar entrenamientos complementarios: Por ejemplo, entrenamiento muscular para corredores puede ayudar a reducir el riesgo a sufrir ciertas lesiones musuclares. Obsesionarse con un tipo de ejercicio y olvidar realizar otros que lo complementen puede ser un error, como, por ejemplo, saltarse el día de piernas en los entrenamientos (y luego vienen las lesiones, que son más frecuentes en los miembros inferiores).

  3. No hacer entrenamiento de tipo propioceptivo: Tanto antes como después de haber sufrido una lesión (para evitar recaídas), el entrenamiento de tipo propioceptivo se ha mostrado eficaz para reducir el riesgo de ciertas lesiones, como las de rodilla.

  4. Desconocer las lesiones típicas y mecanismos de lesión: Hay cierto ejercicios o deportes que tienen lesiones habituales, o más frecuentes, debido a los gestos repetidos de ese deporte. Conocerlos puede ayudar a aprender a evitarlos, o a diseñar entrenamientos destinados a reducir las consecuencias. Para ello, la ayuda de profesionales del entrenamiento es fundamental.

  5. Mala técnica: No siempre tiene que influir necesariamente en lesiones, pero es cierto que hay determinados vicios o alteraciones del gesto deportivo que pueden someter a mayor estrés. Por ejemplo, mover en exceso la muñeca en deportes de raqueta puede favorecer la aparición de lesiones. Corregir la técnica, ya sea uno mismo o con ayuda profesional, es una gran idea para salvarse de las lesiones.

  6. No cumplir con los tratamientos: Ya sean preventivos o curativos, los tratamientos (médicos, fisioterápicos o consejos profesionales de otro tipo) muchas veces no se completan adecuadamente. En caso de deporte y lesiones, puede ser una mala combinación.

  7. Entrenar en condiciones inadecuados: Por ejemplo, entrenar a pleno sol con elevadas temperaturas puede propiciar un golpe de calor, que puede llevar incluso a la muerte. El uso de material inadecuado, deteriorado... En definitiva, no cuidar las condiciones para practicar la actividad, lo cual puede llevar a sufir daños.

Seguramente habrá muchas más conductas que puedan influir en aumentar el riesgo de lesión, pero estas las he elegido por ser relativamente comunes, y porque también está en nuestras manos poner solución.

Y ustedes ¿Cuántos de estos fallos cometen?

 

 

Fuente: http://www.vitonica.com/lesiones/errores-que-propician-sufrir-una-lesion-deportiva 

Comment